Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

El septimo dia de nuestro periplo lo pasamos en Lugano y los alrededores. Aprovechamos parte de la manyana para hacer un pequenyo crucero por el Lago Lugano, haciendo paradas por pueblecitos a la orilla, pequenyas poblaciones muy empinadas y de estilo totalmente italiano. Eso si, para poder coger el barco tuvimos que comer como los pollos, a toda prisa porque si no, no daba tiempo.
Paisajes desde el Lago Lugano
Paisajes desde el Lago Lugano

 

Aun asi, podemos decir que merecio la pena hacerlo y quedan en nuestra retina y en nuestras camaras imagenes imborrables.
Castillo de Bellinzona

Castillo de Bellinzona

Por la tarde fuimos a Bellinzona, a pocos kilometros de Lugano. Esta ciudad tiene tres castillos impresionantes, que son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Despues de visitar el mas grande e impresionante de todos ellos, fuimos a tomar cafe en una plaza frente a la Colegiata, sin duda una de las mejores iglesias catolicas que hemos visto en este viaje. En resumen, Bellinzona nos sorprendio muy gratamente con su esplendido casco historico y su sabor antiguo.

De vuelta al hotel, dimos una vuelta con el coche rodeando el Lago Maggiore, y nos pasamos un poco, ya que tuvimos que cruzar la frontera con Italia y dar la vuelta ya alli, para volver a entrar a Suiza a los pocos metros. Vamos, por poco llegamos a Roma, mirando el paisaje!!

Comenzamos otro dia de viaje, ya el octavo, y empezando a pensar que esto se acabara ya mas pronto de lo que deseamos, saliendo de Lugano rumbo a Chur, previa parada en el Principado de Liechtenstein. De camino a su capital, Vaduz, paramos en el Heididorf, una autentica espantajeria que pretende ser algo asi como un parque tematico de Heidi, pero que no pasa de ser un pequenyo terreno con tiendecitas y cabritas. Eso si, de paisajes muy bucolicos que nos recuerdan a esa serie que no nos perdiamos cuando teniamos algunos anyos menos.

Vista de la Catedral de Vaduz (Liechtenstein)

Vista de la Catedral de Vaduz (Liechtenstein)

Llegamos a Vaduz a la hora de comer y estuvimos paseando un poco por la ciudad. Bueno, paseando no mas de diez minutos por su “casco historico” inexistente. Lo unico medianamente destacable de este pais de juguete es el castillo donde vive la Familia Real. El resto, solo merece visitarse por la curiosidad de haber estado en un pais tan diminuto (35.000 habitantes) y que durante siglos se ha mantenido siempre independiente.

Finalmente llegamos a Chur con lluvia, dimos una vuelta por la ciudad y volvimos a repetir la experiencia de disfrutar de una fondue en una terraza donde comenzo a hacer un frio terrible, propio de este pais pero que por suerte hasta este momento no lo habiamos experimentado.

La manyana del domingo visitamos la catedral de Chur, y salimos hacia la abadia benedictina de Einsieldein.

Abadia de Einsieldein

Abadía de Einsieldein

Es una iglesia enorme con muchos peregrinos y que no estuvo a la altura de nuestras expectativas. Sin embargo, hubo algo imprevisto que fue de lo que mas nos gusto en este viaje: Lucerna.

Vista desde el Puente de la Capilla (Lucerna)

Vista desde el Puente de la Capilla (Lucerna)

No teniamos planeado visitar Lucerna, y queriamos llegar cuanto antes a Basilea, nuestro penultimo destino. En vista de que estaba muy cercana a la abadia, fuimos por la tarde a visitarla, y nos impresiono toda la ciudad: su casco historico, su animado ambiente, sus iglesias y sobre todo, el Puente de la Capilla. Se trata de un puente entero en madera decorado con tablas historicas, algunas de las cuales desaparecieron por un fuego en el anyo 1993.

Puente de la Capilla en Lucerna

Puente de la Capilla en Lucerna

De Lucerna ya fuimos a Basilea, agotados por el viaje, y no pudimos mas que cenar en lo unico que estaba abierto en esta gris y poco animada ciudad (siempre nos quedara Mc Donalds) y volver al surrealista hotel. Este hotel un tanto esperpentico tiene su entrada por un hall de otro hotel de cinco estrellas, para luego conducirte por cocinas y almacenes hasta llegar a las habitaciones propias de una pension. El cuarto de banyo era prefabricado, identico a los de los trenes. A pesar de eso, pudimos descansar bastante bien para prepararnos para rematar ya el viaje.

Original y colorido Ayuntamiento de Basilea

Original y colorido Ayuntamiento de Basilea

Y asi hemos llegado al ultimo dia. La manyana en Basilea ha estado bien, paseando por el casco historico de esta gran ciudad a orillas del Rin, donde aprovechamos para comprar los productos tipicos de este pais: quesos y chocolates (ya veis que nuestra originalidad brilla por su ausencia).

Y ya por ultimo nos dirigimos a Ginebra, desde donde escribimos este post y donde ya vemos que es cierto el dicho de que todo lo bueno se acaba. Aqui ya pasaremos la ultima noche y manyana muy temprano volveremos a nuestra tierra. El balance no ha podido ser mejor: hemos hecho un autentico tour por estas tierras que nunca olvidaremos. Os recomendamos a todos que vengais pronto… y que nos lo conteis.

Read Full Post »

Continuamos nuestro viaje por Berna, con la sorpresa de tener que pagar 40 francos suizos de parking, por tan solo cinco horas, algo asi como 27 euros. Despues de alli, de vuelta al hotel de Biel, paramos en Solothurn, un pequenyo y pintoresco pueblo fantasma, ya que apenas se veia gente por la calle. Tras esto, volvimos al hotel ya un poco cansados y salimos a cenar en nuestra ultima noche en Biel.

Solothurn

Solothurn

Comenzamos nuestro cuarto dia saliendo de Biel rumbo a Friburgo, una ciudad que verdaderamente no os debeis perder si venis a Suiza. Recorrida por un rio, tiene uno de los paisajes mas bonitos que hemos visto en las ciudades de aqui. Sus puentes, calles llenas de fuentes y sobre todo su catedral catolica (ya que Friburgo se mantuvo fiel al catolicismo en tiempos de la Reforma Protestante) merecen visita obligada. Tras comer junto al rio y dar una vuelta por sus calles y cruzar un curioso puente de madera, retomamos nuestro viaje hacia Thun.

Puente de Friburgo
La Antonia de Friburgo
La Antonia de Friburgo

En Thun aprovechamos para comprar algunos souvenirs, visitar el castillo en alto (insufribles las escaleras que nos provocaron alguna que otra agujeta al dia siguiente) y tomar tranquilamente un refresco junto al puente. Alli nos volvio a sorprender la lluvia, con lo que tomamos el coche y nos fuimos ya a nuestro destino para las dos proximas noches: Interlaken.

Thun
Thun

El hotel de Interlaken (bueno, a cualquier cosa se le puede llamar hotel…) esta regentado por el matrimonio Schneider, algo bizarros, es mas bien una casa rural de ambiente familiar (la recepcion esta presidida por una foto de ellos con trajes tipicos regionales). En Interlaken cenamos y descansamos para el intenso dia de excursion alpina que nos esperaba al dia siguiente.

Suite Schneider
Suite Schneider

Comenzamos el quinto dia de nuestro tour con la subida al Jungfraujoch, la estacion de tren mas alta de Europa, a mas de 3.500 m de altitud. El paisaje de subida por el tren era impresionante: casitas tipicas alpinas, bosques, vacas. A medida que ibamos subiendo la vegetacion era menor y ya en lo alto no habia mas que nieve. Alli estuvimos disfrutando de las diversas atracciones que hay: el Palacio de Hielo, el Plateau al exterior, donde se ven los picos (el Jungfrau a 4.100 m) y paseamos un rato por la nieve, con las nubes bajo nuestros pies.

Palacio de Hielo en Jungfraujoch
Palacio de Hielo en Jungfraujoch
Delante del Jungfrau

Delante del Jungfrau

Una vez bajamos de los Alpes, tomamos el coche e hicimos una ruta por el lago Thunersee, parando en miradores para contemplar los castillos, el paisaje, el ambiente en definitiva del lugar. Lo mas bonito quiza, el castillo en la ciudad de Oberhofen, como de cuento de Disney.

Manuel en el Lago Bienzersee
Manuel en el Lago Thunersee

El sexto dia salimos ya de Interlaken, dejamos a la insolita familia Schneider sanos y salvos, y nos dirijimos hacia Lugano en el viaje en coche mas largo de los que llevamos, cruzando los Alpes. Con decir que salimos a las 10 de la manyana y llegamos despues de las 7 de la tarde, os podeis hacer una idea de lo que fue el viaje. Eso si, con muchisimas paradas intermedias.

En la garganta del Aaren
En la garganta del Aaren

Paramos por el camino en Meiringen, donde nos sorprendimos con las cataratas de Reichenbachfalle, donde murio literariamente el famoso detective Sherlock Holmes. Sin embargo, lo que realmente nos llamo la atencion fue la garganta de Aareschlucht, un paseo de 1.400 m entre las montanyas sobre el rio Aare, pasando por una estrechisima pasarela suspendida en las montanyas.

En plenos Alpes
En plenos Alpes
En un glaciar alpino
En un glaciar alpino

Proseguimos nuestro viaje cruzando los Alpes, horas y horas de recorrido en los que pudimos comprobar que si algo sobra en este pais es agua, vegetacion y banderas, ademas de dinero, claro… El recorrido es indescriptible, y desde aqui os animamos a hacerlo en cuanto tengais ocasion. Lagos, montanyas, glaciares y bosques interminables seran vuestros companyeros de viaje. Las fotografias que podeis ver aqui no recogen la espectacularidad del paisaje.

Cruzamos la frontera italiana, ya que nuestro hotel no esta en Lugano, sino en un pueblecito de Italia (Brusimpiano), a 15 km de distancia, y agotados por el cansancio del viaje, llegamos al hotel y fuimos a cenar a Lugano, donde pudimos ver a primera vista que es una ciudad ya completamente diferente, de ambiente italiano, de muchas tiendas y creemos que bastante cara.

Y aqui estamos comenzando nuestro septimo dia de viaje, conociendo Lugano y a punto de coger un barco para un paseo por el Lago Lugano. Ya os seguiremos contando, nos os perdais las proximas entregas!!!!

Read Full Post »

Lago Leman en Montreux

Dejando Ginebra viajamos camino a Biel-Bienne, parando en Lausanne. Poco que ver en la sede del COI. En Biel- Bienne nos acomodamos para tres dias de rutas por la zona.

Impresionante vista del Castillo de Chillon

Impresionante vista del Castillo de Chillon

A la manyana siguiente viajamos hasta Montreux donde visitamos el maravilloso Castillo de Chillon al lado del lago. VIsitamos la ciudad y subimos en tren hasta Les Avants, que esta a casi 1.000 m de altitud. Alli nuestro objetivo era subir hasta el pico de Sonloup, desde donde nos dijeron que habia una vista increible del lago y las montanyas. Nuestro primer intento era subir a pie, pero no contabamos con las inclemencias del tiempo, ya que la lluvia se presenta sin uno llamarla. Total, que al final subimos en un funicular un poco surrealista en el que solo estabamos nosotros. En el camino dejo de llover y salio un sol increible, con lo que pudimos disfrutar de las espectaculares vistas.

Sonloup

Sonloup

En vista del buen tiempo, decidimos bajar a pie, por un sendero en medio de los bosques. Estabamos un poco cansados y decidimos ya volver a Biel-Bienne, para terminar el dia, pero por el camino decidimos pasar por Gruyeres, la tierra del famoso queso. Menos mal que lo hicimos, porque es un pueblo diminuto pero lleno de encanto, de calles empedradas y un castillo de lo mejor que hemos visto por aqui.

Gruyeres

Gruyeres

En Gruyeres cenamos una fondue de quesos, con pan y patatas, rematado con un postre de fresas y frambuesas con nata y galletas. Vamos, lo que se dice un cebatil, una cenita light…

Castillo de los condes de Gruyeres

Castillo de los condes de Gruyeres

Hoy, despues del atracon de la cena de ayer hemos ido a Neuchatel, donde no hay nada destacable, y despues hemos pasado el dia en Berna, la capital, desde donde escribimos estas lineas.

Berna no tiene para nada aspecto de gran capital europea. Es mas bien un pueblo grande pero muy monumental, con un casco historico digno de verse y disfrutarse durante al menos unas horas. Todo es peatonal, asi que si os decidis a venir por aqui, preparaos a pagar lo indecible en parkings y a andar durante horas.

Berna

Berna

Ya hoy acabamos en Biel-Bienne y nos preparamos para manyana ir a Interlaken, donde seguiremos contando nuestras aventuras y desventuras (esperemos que mas de las primeras que de las segundas) por tierras helveticas.

Hasta entonces!!!

 

 

Read Full Post »

En el chorro de Ginebra

Despues de un agotador viaje con una parada en Barcelona, llegamos a Ginebra. El Hotel Moderne, donde nos hospedamos, no hacia honor a su nombre, pues con su estetica anclada en los anyos 80 y su moqueta demodee, se asemejaba mas a la Pension La Dori.

Ginebra es una ciudad universal con lujosas tiendas, llena de bancos y edificios oficiales, cuyo mayor atractivo es el enorme chorro de agua sobre el lago Leman. Eso lo dice todo. Ginebra, como suponiamos, es para venir una vez en la vida (al menos de turismo)

Read Full Post »